Desencanto – Microrrelato

Sin beso de buenas noches, otra vez. Despojado de ese instante mágico que en horas de luna me convierte en tu hombre perfecto. Sabes lo mal que la paso cuando no me lo das, horas buscando en el jardín un rincón suficientemente húmedo y con un envés de hoja que tenga buen tamaño. Sólo me comí una mosca durante la cena y ya con eso tu furia me lanzó fuera del castillo. Acostúmbrate princesa, mi tiempo como amante azul expira todas las mañanas, y reinicia el de este anfibio de exquisitos modales que tanto te repugna. Ni hablar, la bruja que me hechizó era principiante.

Izel Hanifah

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s